Consejos de las mujeres

¿Por qué ocurre el conflicto de rhesus durante el primer o segundo embarazo?

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchos han escuchado que a veces el conflicto Rh ocurre durante el embarazo y que esto puede ser muy desastroso para el bebé. ¿Es realmente así?

Para comprender la esencia del conflicto de Rhesus, es necesario profundizar un poco en las propiedades de los principales portadores del factor Rh: los glóbulos rojos (glóbulos rojos).

Se observó que al mezclar la sangre de una persona con la sangre de otras personas, los glóbulos rojos pueden adherirse (aglutinarse) en pequeños bultos. Sin embargo, algunos tipos de sangre cuando se mezclaron no dieron tal reacción. Se encontró que en los eritrocitos hay sustancias especiales, aglutinógenos, y en el plasma sanguíneo, aglutininas.

Además de los aglutinógenos, se encontraron sustancias adicionales en los eritrocitos, que se denominaron factores Rh. La sangre de una persona que tiene un factor Rh, se llama Rh-positivo y, por el contrario, sobre la sangre en la que no hay factor Rh, dicen que es Rh-negativo.

Hay algo más del 15% de estas personas Rh negativas en el mundo. En la primera transfusión de sangre del grupo correspondiente, pero sin tener en cuenta el factor Rh, no se producen cambios visibles en el cuerpo. Mientras tanto, se producen activamente sustancias específicas (hemolisinas) en la sangre, que, cuando se transfunden con sangre, causan una adhesión masiva de los glóbulos rojos con el desarrollo de un shock de transfusión de sangre.

Aproximadamente la misma situación ocurre en una mujer con sangre Rh negativa, que está embarazada de un feto Rh positivo. Según las leyes de la genética, el feto hereda el factor Rh del padre o de la madre. Si el feto recibió del padre sangre Rh positiva y si la mujer no tiene el factor Rh, existe una afección llamada conflicto Rh. De hecho, la sangre rhesus-negativa de la madre combate la sangre del feto con rhesus-positivo, y produce sustancias inmunes: anti-Rhesus-aglutininas.

Por cierto, si el feto heredó un Rh negativo de la madre, entonces el conflicto Rh no se habría desarrollado. Lo mismo es cierto si el bebé es Rh negativo y la madre Rh positivo.

Incluso hay tablas especiales donde se tienen en cuenta todas las variantes de herencia del factor Rh y los tipos de sangre de los padres. Estas tablas ayudan a los médicos a determinar la probabilidad de conflicto de Rhesus y predecir el desarrollo de esta patología.

Si la mujer tiene el primer embarazo, entonces las aglutininas antiresurus producen una pequeña cantidad y no hay daño significativo para el feto. Pero con cada embarazo posterior, el nivel de sustancias inmunitarias en la sangre de la madre aumenta. Entran en la placenta y, más adelante, en el torrente sanguíneo del feto, donde causan la adhesión de los glóbulos rojos. Como resultado, hay dos resultados posibles: o el feto muere en el útero o nace con una enfermedad hemolítica de gravedad variable.

Actualmente, los médicos han aprendido cómo prevenir el conflicto entre Rhesus entre la madre y el niño, y en el 90-97% de los casos es posible salvar la vida del niño.

Síntomas del conflicto Rh durante el embarazo

A pesar de los graves cambios que se producen en el cuerpo de una mujer embarazada durante el conflicto Rh, su estado de salud no se ve afectado (si no hay ninguna patología concomitante). Por lo tanto, en apariencia de una mujer, es imposible sospechar un conflicto Rh.

En el estudio de la sangre, a partir de la semana 12 de embarazo, se encuentra un aumento gradual y muy lento en el nivel de antiresus-aglutinina, que tiene un efecto negativo en el feto.

Para el examen del feto mediante ecografía, Doppler. Ambos métodos le permiten detectar cambios: un aumento en el hígado y el bazo, una violación de la actividad cardíaca y la función pulmonar, la acumulación debajo de la piel y en los órganos internos del líquido del feto. El niño toma una pose forzada (pose de Buda) con las piernas divorciadas. En la ecografía, la cabeza fetal se visualiza con un contorno doble, la placenta se engrosa, el número de vasos sanguíneos aumenta, se vuelven de un diámetro mayor. A menudo se desarrolla agua alta.

Hay que decir que durante el primer embarazo tales cambios, como regla, no ocurren. Son más característicos del segundo, o incluso del tercer embarazo, cuando se ha acumulado una cantidad suficiente de anticuerpos en el cuerpo de la madre y pueden pasar libremente a través de la placenta.

Pero incluso con un flujo favorable de embarazos con conflicto Rh, hay una cierta tendencia al parto prematuro y la hemorragia posparto.

Consecuencias del conflicto de rhesus durante el embarazo.

Para una mujer, el conflicto de Rhesus no es peligroso ni durante el embarazo ni en los años posteriores de su vida. Sin embargo, debe recordar que su sangre es Rh negativa y, cuando surja la necesidad de una transfusión de sangre o una cirugía, una mujer debe advertir a los médicos sobre esto. Esto debe hacerse para no desarrollar un shock de transfusión de sangre, que se mencionó anteriormente.

En el feto, el conflicto Rh puede manifestarse en forma de una patología grave: enfermedad hemolítica del recién nacido, parálisis cerebral, enfermedad epiléptica. Algunos niños se desarrollan posteriormente peor que sus compañeros, tanto física como mentalmente.

Sin embargo, es posible y fácil la versión de la enfermedad hemolítica, cuando hay sólo una ligera ictericia y pequeños cambios en el hígado y el bazo. Estas violaciones se corrigen con bastante facilidad y rapidez, y en el futuro el niño crece y se desarrolla según la edad.

También hay casos en que el niño no tiene ninguna consecuencia después del embarazo con conflicto Rh. Esto se debe al hecho de que no siempre los anticuerpos maternos contra un rhesus pasan a través de una placenta a la sangre de una fruta. Esto es especialmente cierto en el primer embarazo, pero esta opción es posible durante el segundo e incluso el tercer embarazo.

Conflicto de Rhesus durante el primer embarazo.

El conflicto de Rhesus no siempre se manifiesta durante el primer embarazo. Solo uno de cada 20 niños con sangre Rh positiva nacida de madres Rh negativas desarrolla una enfermedad hemolítica u otras complicaciones. Los casos también se describen cuando la madre Rh negativa, incluso después de múltiples transfusiones de sangre que son incompatibles con el factor Rh, no produjo anticuerpos. En consecuencia, existe la posibilidad de que el conflicto Rh, pero no ocurre tan a menudo como se cree comúnmente.

En la mayoría de los casos, no hay conflicto de Rhesus de longitud completa durante el primer embarazo. A partir de la octava semana de embarazo en la sangre de una mujer, hay una acumulación lenta de anticuerpos contra el factor Rh positivo del feto, pero estos anticuerpos no tienen tiempo para tener un efecto significativo y, como resultado, el niño nace sano.

Sin embargo, si el primer embarazo termina en un aborto, o se realiza un parto quirúrgico, o se realiza una separación manual de la placenta, o se produce una hemorragia durante el parto, entonces una gran cantidad de glóbulos rojos Rh positivos del feto se precipita en el torrente sanguíneo de la mujer. En este caso, incluso un breve contacto de la madre con 5-10 ml de sangre fetal será suficiente. En consecuencia, una gran cantidad de anticuerpos se forman en la sangre de una mujer, que por sí mismos no desaparecen en ninguna parte, sino que continúan circulando en ella.

Se debe recordar que incluso si el primer embarazo fue exitoso y nació un niño sano, la concentración de anticuerpos en la sangre de la madre permanece en un nivel alto. Con el inicio de un nuevo embarazo con un feto Rh positivo, la cantidad de anticuerpos solo aumenta.

Rhesus-conflicto en el segundo embarazo.

Con cada embarazo subsiguiente, la concentración de anticuerpos antirrenosos en la sangre de una mujer aumenta (estamos hablando de un nuevo embarazo con un feto Rh positivo). Cuando el feto hereda un rhesus negativo (como una madre), el conflicto Rh es imposible y el embarazo se desarrolla clásicamente.

Entonces, en el cuerpo de la mujer, los anticuerpos anti-Rh comienzan a producirse nuevamente, y su número es mucho mayor que durante el primer embarazo. Ahora pueden penetrar a través de la placenta en la sangre del feto y causar la destrucción de los glóbulos rojos, es decir, Se produce enfermedad hemolítica. Cuanto más se destruyen los glóbulos rojos, más hipoxia (falta de oxígeno) sufren el cerebro y otros órganos del feto. El hígado y el bazo, que buscan compensar la deficiencia de glóbulos rojos, aumentan de tamaño.

En las formas graves de la enfermedad hemolítica, cuando el hígado y el bazo no hacen frente, y el cerebro casi no recibe oxígeno, la muerte fetal puede ser el resultado más probable. Pero aún así, el segundo embarazo es más característico del nacimiento de un niño con formas moderadas y leves de enfermedad hemolítica.

Rhesus-conflicto durante el tercer embarazo.

Con la aparición del tercer embarazo con un feto Rh positivo, la probabilidad de conflicto de Rh es muy alta. Por cierto, el concepto de embarazo incluye todos los casos de concepción, mientras que no importa cómo terminaron: en el parto o aborto, aborto involuntario, etc.

Por lo general, todas las mujeres con niveles altos o crecientes de anticuerpos reciben un tratamiento especial que alivia las manifestaciones de la enfermedad hemolítica en el feto y evita el desarrollo de patologías más graves.

Pero, dado que en el tercer embarazo el título de anticuerpos en la sangre de la mujer ya había alcanzado su apogeo, la probabilidad de complicaciones en el feto es considerable. E incluso un tratamiento oportuno no siempre puede minimizar los riesgos. En los casos en que los médicos observen que el título de anticuerpos aumenta rápidamente y que el riesgo de desarrollo prenatal aumenta, se recomienda el parto prematuro.

Llevar a cabo el embarazo en el conflicto rhesus

Durante la primera visita a la clínica prenatal (pero no antes de las 12 semanas), una mujer embarazada siempre extrae sangre para determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh. En caso de detección de sangre Rh negativa, el factor Rh también es determinado por el cónyuge. Si el cónyuge es Rh positivo (es decir, hay un alto riesgo de desarrollar un conflicto Rh), la mujer es puesta en una cuenta separada. Ella debe someterse a exámenes de sangre regulares para determinar el título de anticuerpos anti-Rh, a ecografías de rutina y, si es necesario, a otros métodos de examen (cordo y amniocentesis) en centros perinatales.

El objetivo principal de la observación en centros especializados es prevenir un aumento en el título de anticuerpos en la sangre de la madre y la muerte fetal. Si el feto tiene una enfermedad hemolítica grave, se realizan transfusiones de intercambio. Para hacer esto, bajo el control del ultrasonido, se realiza una punción de la pared abdominal anterior de la madre, y se introduce masa de eritrocitos en los vasos del cordón umbilical, lo que reduce la carga en el hígado y el bazo del feto y elimina la hipoxia intrauterina.

Nos ocuparemos del factor Rh

Se sabe que la sangre humana está formada por glóbulos rojos o glóbulos rojos, que son responsables del transporte de oxígeno, glóbulos blancos: leucocitos, que protegen la salud del cuerpo, las plaquetas, que son responsables de la coagulación de la sangre y muchas otras células y sistemas.

El factor Rh es una proteína D que es un antígeno y se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos. Una parte importante de las personas tiene factor Rh, entonces su sangre se llama Rh-positiva. Por ejemplo:

  • Entre los europeos, hay un 85% de personas Rh-positivas.
  • Mientras que en los africanos esta cifra se eleva al 93%.
  • Los asiáticos tienen hasta el 99%.

Si la proteína D no se detecta, a esas personas se les llama Rh negativo. El factor Rhesus está determinado genéticamente, al igual que el color del cabello o los ojos, permanece de por vida y no cambia. La presencia o ausencia del factor rhesus no trae ningún beneficio o daño, es solo un rasgo característico de cada persona.

¿Y qué es esto - conflicto rhesus?

Click para agrandar

Queda claro que el embarazo con conflicto Rh ocurre en situaciones en las que la sangre de la madre es Rh negativa y, por el contrario, el padre es Rh positivo y el futuro hijo hereda el factor Rh de él.

Sin embargo, esta situación no ocurre más que en el 60% de los casos, y la aparición del conflicto de Rhesus representa solo el 1,5%. El mecanismo del conflicto Rh en el período de espera del nacimiento del bebé es que los glóbulos rojos del feto, que portan el antígeno D, se encuentran con los glóbulos rojos de las embarazadas Rh negativas y se pegan, es decir, se produce la aglutinación.

Para evitar que se pegue, la inmunidad de la madre se activa, el sistema inmunológico comienza a sintetizar intensamente los anticuerpos que se unen al antígeno - factor Rh y evitan que se pegue. Estos anticuerpos o inmunoglobulinas pueden ser de dos tipos, tanto IgM como IgG.

  • Conflicto de Rhesus durante el primer embarazo.

Casi nunca surge debido a la producción de inmunoglobulinas tipo I. Las IgM son muy grandes y no pueden atravesar la placenta para ingresar al torrente sanguíneo del feto. Y para que los eritrocitos del feto y los anticuerpos se encuentren, deben "colisionar" en la brecha entre la pared uterina y la placenta. El primer embarazo excluye casi por completo una situación similar, lo que impide el desarrollo de una situación de conflicto de Rhesus.

  • Si una mujer vuelve a quedar embarazada feto Rh positivo

En este caso, sus eritrocitos, que penetran en el sistema vascular de la madre, "activan" la respuesta inmunitaria, durante la cual comienzan a producir IgG. El tamaño de estos anticuerpos es pequeño, superan fácilmente la barrera placentaria, penetran en el torrente sanguíneo del bebé, donde comienzan a destruir sus glóbulos rojos, es decir, causan hemólisis.

En el proceso de destrucción de los glóbulos rojos del feto, la bilirrubina se forma a partir de ellos, que en cantidades significativas es una sustancia venenosa para el niño. La formación excesiva de bilirrubina y su acción contribuye al desarrollo de una patología tan formidable como la enfermedad hemolítica del feto y el recién nacido.

¿Qué lleva al conflicto rhesus?

Para el desarrollo del conflicto de Rhesus, necesitas dos condiciones:

  • Primero, el feto debe tener sangre Rh positiva, lo que significa heredar a su padre con Rh positivo
  • En segundo lugar, la sangre de la madre debe sensibilizarse, es decir, tener anticuerpos contra la proteína D.

En su mayoría, la producción de anticuerpos se debe a embarazos anteriores, sin importar cómo terminaron. Lo principal es que hubo una reunión de sangre materna y fetal, después de la cual se desarrollaron anticuerpos IgM. Estos podrían ser:

  • Parto previo (en el proceso de expulsión de un feto, el contacto con su sangre no puede ser evitado por una mujer)
  • cesárea
  • embarazo ectópico
  • aborto (independientemente del método, y el aborto quirúrgico y médico son igualmente peligrosos)
  • aborto espontáneo
  • desprendimiento placentario prematuro
  • Separación de la placenta a mano.

La producción de anticuerpos también es posible después de que se realicen procedimientos invasivos durante la gestación, por ejemplo, después de la cordocentesis o la amniocentesis. Y tal razón no se excluye, aunque es más probable que sea una tontería, como una transfusión de sangre Rh positiva a una mujer en el pasado, que tiene un factor Rh negativo.

Igualmente importantes son las enfermedades de una mujer que lleva un bebé. Gestosis durante el embarazo, diabetes, ARVI y gripe dañan las vellosidades y, en consecuencia, se mezclan los vasos coriónicos y la sangre de la madre y el futuro bebé.

Pero debe saber que la formación de sangre en el feto comienza a formarse a partir de la 8ª semana de embriogénesis, lo que significa que los abortos realizados hasta 7 semanas son seguros en términos del desarrollo de la situación de conflicto de Rhesus en el futuro.

Manifestaciones del conflicto Rh

Externas, es decir, no existen manifestaciones visibles del conflicto Rh. La incompatibilidad de la sangre materna y fetal de ninguna manera afecta el estado de la embarazada. Como se describió anteriormente, "madura" el conflicto de Rh en el segundo embarazo, y con cada riesgo subsiguiente de esta condición aumenta.

La incompatibilidad de la sangre del niño y la futura madre por el factor Rh afecta negativamente su condición y salud en el futuro. Para averiguar qué daño destructivo infligió al bebé Rh-conflicto, ultrasonido del feto. Los siguientes signos se visualizan bien durante la ecografía:

  • El contorno de la cabeza se dobla, lo que indica hinchazón.
  • La placenta y la vena umbilical se hinchan y aumentan de diámetro.
  • El líquido se acumula en el abdomen, la bolsa del corazón y el pecho.
  • El tamaño del vientre del feto supera la norma.
  • Se desarrolla esplenohepatomegalia (un aumento en el tamaño del hígado y el bazo), el corazón fetal está por encima de lo normal
  • El bebé en el útero toma una cierta posición en la que las piernas están divorciadas debido al abdomen grande, lo que se denomina "postura del Buda".

Todos estos signos de ultrasonido indican el desarrollo de la enfermedad hemolítica del feto, y después del nacimiento se llamará enfermedad hemolítica del recién nacido. Esta patología tiene tres formas:

La forma más desfavorable y severa es la forma edematosa. Желтушная форма занимает второе место по тяжести. Ребенок, у которого высокие показатели билирубина в кровотоке после рождения очень вялый, апатичный, отличается плохим аппетитом, постоянно срыгивает (см. причины срыгивания у новорожденного), имеет сниженные рефлексы, у него нередки судороги и рвота.

La intoxicación con bilirrubina afecta negativamente al niño incluso en el útero, y está plagada de desarrollar una discapacidad mental y mental. En forma anémica, el feto carece de glóbulos rojos, lo que provoca su privación de oxígeno (hipoxia) y en grandes cantidades hay glóbulos rojos inmaduros (eritroblastos, reticulocitos) en la sangre.

Diagnóstico y monitorización dinámica.

En el diagnóstico de la patología descrita, la aparición temprana de mujeres en la clínica prenatal es de gran importancia, especialmente si el segundo embarazo, el tercero y el otro en una mujer embarazada se diagnosticó en el pasado con sensibilización de anticuerpos o, más desfavorablemente, una enfermedad hemolítica del feto / recién nacido en la historia.

  • Al registrarse para el registro en el dispensario, todas las mujeres embarazadas, sin excepción, determinan el grupo sanguíneo y la afiliación Rh.
  • Si a la madre se le diagnostica sangre Rh negativa, en este caso, se muestra la definición del grupo y el factor Rh en el padre.
  • Si tiene un factor Rh positivo, a una mujer se le prescribirá una prueba de valoración de anticuerpos cada 28 días antes de la semana 20 de embarazo.
  • Es importante determinar el tipo de inmunoglobulinas (IgM o IgG).
  • Después de que el embarazo haya pasado en la segunda mitad (después de 20 semanas), se envía a la mujer a un centro de atención especializada para que la observen.
  • Después de 32 semanas, se realiza un análisis de sangre para determinar el título de anticuerpos cada 14 días, y después de 35 semanas, cada 7 días.
  • El pronóstico depende de la edad gestacional (ver calculadora para calcular la edad gestacional) en la que se detectaron los anticuerpos. Es tanto más desfavorable cuanto antes se diagnosticaron las inmunoglobulinas Rh.

Cuando se detectan anticuerpos, especialmente si aumentan el segundo embarazo y las posibilidades de que ocurra un conflicto de Rh, evalúe la condición del feto, que se lleva a cabo utilizando métodos no invasivos e invasivos.

Métodos no invasivos para determinar el estado del futuro bebé:

La ecografía se debe realizar en períodos gestacionales de 18, 24 - 26, 30 - 32, 34 - 36 semanas y en la víspera del parto. La posición del niño, la hinchazón de los tejidos, las venas umbilicales dilatadas y la forma en que el bebé crece y se desarrolla están determinados.

Se evalúa la tasa de flujo sanguíneo en los vasos placentarios y en el feto.

Le permite determinar la condición del corazón y los vasos sanguíneos del sistema fetal y diagnosticar la presencia de deficiencia de oxígeno (hipoxia).

Métodos invasivos:

  • Amniocentesis

Durante la amniocentesis, se toma una muestra del líquido amniótico cuando se pincha la vejiga fetal y se determina el contenido de bilirrubina. La amniocentesis se prescribe para un título de anticuerpos de 1:16 y superior y se realiza a las 34 - 36 semanas. Es necesario tener en cuenta los aspectos negativos de este procedimiento. La realización de una amniocentesis está plagada de infecciones, fugas de líquido amniótico, descarga prematura de agua, sangrado y desprendimiento de la placenta.

La esencia del procedimiento consiste en perforar la vena umbilical y extraerle sangre. Método altamente informativo para el diagnóstico de la enfermedad hemolítica, además, permite que la sangre se transfiera al feto por vía intrauterina. La cordocentesis tiene los mismos aspectos negativos que la amniocentesis, así como la formación de un hematoma en el lugar de la punción o sangrado. Esta manipulación se realiza con un título de anticuerpos de 1: 32 y en el caso de enfermedad hemolítica del feto / recién nacido en un niño anterior o su muerte.

Métodos de confrontación Rhesus-Conflicto.

Hasta la fecha, solo hay una manera de aliviar la condición del feto y mejorar su situación: la transfusión de sangre intrauterina a través de la cordocentesis. Este método reduce la probabilidad de un nacimiento prematuro y el desarrollo de una enfermedad hemolítica grave después del nacimiento. Todos los demás métodos no tienen un efecto significativo o son completamente inútiles (realizar un tratamiento insensibilizador, trasplante de injerto de la piel del esposo de la madre de la madre y otros).

Rodozresreszhayut mujer, por regla general, antes de tiempo. Se da preferencia al parto abdominal, ya que en este caso se reduce el riesgo de complicaciones. Pero en algunas situaciones (falta de hipoxia, la edad gestacional es más de 36 semanas, no el primer parto), también es posible el parto independiente.

Para prevenir el conflicto de Rh durante el próximo embarazo, una mujer que realiza la primera separación introduce inmunoglobulina anti-Rh dentro de las 72 horas posteriores al nacimiento del niño, que destruirá los glóbulos rojos del niño que ingresa a la sangre de la madre, lo que evitará la formación de anticuerpos contra ellos.

Es por el mismo propósito que se administra una inmunoglobulina específica después de un aborto artificial y espontáneo. Además, se muestra la administración de inmunoglobulina después del embarazo ectópico y el sangrado durante el período actual de gestación. Para la profilaxis, la administración de esta inmunoglobulina está indicada a las 28 y 34 semanas.

Conflicto de Rhesus y lactancia.

Sobre el tema de la lactancia materna con conflicto de Rhesus no hay consenso. Los médicos evalúan la condición del bebé y los posibles riesgos y, en algunos casos, inmediatamente después del nacimiento, no recomiendan la lactancia durante varios días, suficiente para eliminar los anticuerpos del cuerpo de la madre.

Sin embargo, existe una opinión opuesta de los médicos de que no hay necesidad de dicha restricción. No hay una investigación adecuada en esta área que confirme esta o aquella posición.

¿Qué predice el conflicto rhesus?

Los efectos del embarazo con el conflicto rhesus son muy desfavorables. La presencia en la sangre del niño de una gran cantidad de bilirrubina afecta el estado de sus órganos internos y el cerebro (el efecto dañino de la bilirrubina).

A menudo, se desarrolla una enfermedad hemolítica del recién nacido, el bebé tiene un retraso mental, se puede matar tanto en el útero como después del nacimiento. Además, el conflicto de Rhesus es la causa del aborto y el aborto espontáneo habitual.

Conflicto de Rhesus - ¿qué es?

Para comprender la esencia del problema, es importante comprender primero cuán importante es el factor Rhesus. Es una proteína especial ubicada en la superficie de los glóbulos rojos. Esta proteína está presente en la sangre del 85% de todas las personas, y el resto está ausente. Por lo tanto, el primero de ellos se considera propietario de un factor Rh positivo y el segundo negativo.

Por lo tanto, determina las características inmunológicas del cuerpo y no afecta en absoluto a la salud humana. El factor Rh se denota generalmente como Rh + y Rh-. El término fue introducido por primera vez en 1940 por los científicos Alexander Wiener y Karl Landsteiner. El conflicto de Rhesus entre la madre y el feto es una incompatibilidad inmunológica para el factor Rh en la sangre si es negativo para la madre y positivo para el feto. El peligro del conflicto de Rhesus es que puede causar muerte fetal, muerte fetal, aborto involuntario. Este fenómeno puede ocurrir en la futura madre con un Rh negativo, tanto en el proceso de gestación como durante el parto. El conflicto inmunológico entre la madre y el feto se manifiesta si el feto hereda a Rh + del padre.

Causas de la madre y del feto en conflicto rhesus

Para el cuerpo de la futura madre, la sangre de un bebé con Rh + es una amenaza grave, por lo que produce anticuerpos que reaccionan a los glóbulos rojos del feto y los destruyen. Conflicto de rhesus entre la madre y el feto debido al trasplante de glóbulos rojos del feto con un factor Rh positivo en la sangre de la madre con un indicador negativo.

El conflicto inmunológico se debe en gran medida al resultado del primer embarazo de la mujer. Durante la gestación, el conflicto Rh puede ser causado por transfusiones de sangre, en las que no se tuvo en cuenta el factor Rh, por abortos previos, abortos involuntarios. Además, la sangre incompatible con Rh del niño puede ingresar al torrente sanguíneo de la madre durante el parto, por lo que el cuerpo de la madre se vuelve susceptible al factor Rh negativo y aumenta la probabilidad de conflicto de Rh durante el segundo embarazo. El riesgo de isoinmunización aumenta con la cesárea. La incompatibilidad de la sangre puede ser provocada por el sangrado durante el embarazo y el parto como resultado del daño a la placenta.

La probabilidad de conflicto Rh en el tipo de sangre.

El factor Rh es un rasgo heredado genéticamente determinado y dominante. Si la madre tiene un Rh negativo y el padre tiene una homocigosidad positiva, el niño siempre recibe Rh +. En este caso, el riesgo de conflicto en el grupo sanguíneo es muy alto. Y en el caso de la heterocigosidad del padre, la probabilidad de transmitir Rh negativo o positivo al feto es igual.

En la octava semana de desarrollo fetal, se produce la formación de sangre, durante la cual es más probable que los glóbulos rojos entren en el torrente sanguíneo de la madre. En este caso, se activa la protección del sistema inmunológico de la madre, ya que el antígeno fetal se considera extraño. Por lo tanto, el cuerpo de una mujer embarazada produce anticuerpos anti-rhesus, que causan el conflicto rhesus madre-feto. El riesgo de un conflicto inmunológico durante la gestación es bastante pequeño y representa solo el 0,8%, pero es muy peligroso y, por lo tanto, requiere un estudio y atención especiales. Identificar aproximadamente el Rh del niño por nacer según el análisis del grupo sanguíneo de los padres permitirá predecir el conflicto Rh durante el embarazo. La tabla ilustra claramente la probabilidad de incompatibilidad de la sangre.

Consecuencias y amenazas del conflicto rhesus durante el embarazo.

El conflicto inmune de la madre y el feto está plagado de graves consecuencias para el niño. Los antígenos producidos por el cuerpo de la madre, al detectar un cuerpo extraño con un factor Rh incompatible, penetran en el flujo sanguíneo fetal a través de la barrera hemato-placentaria y destruyen el proceso hematopoyético del niño, lo que inhibe la formación de glóbulos rojos.

Tal comportamiento de los anticuerpos puede causar una condición extremadamente peligrosa para el feto, que amenaza la vida del feto, que se caracteriza por acidosis, hipoxia y anemia. En el cuerpo del bebé se acumula una cantidad excesiva de líquido y existe una violación del desarrollo de casi todos los sistemas y órganos. Si las medidas no se toman de manera oportuna, existe una grave amenaza de aborto espontáneo, muerte fetal, muerte fetal, parto de un niño con una enfermedad hemolítica, que continuará progresando debido a la acumulación de anticuerpos antirhesus en el cuerpo del bebé, cuyo desarrollo causó que la madre y el feto entraran en conflicto durante el embarazo. . También puede causar patologías de desarrollo, que se expresan en un aumento excesivo de los órganos internos, el cerebro, el corazón y el daño tóxico en el sistema nervioso central.

El conflicto de Rhesus de la madre y el feto durante el embarazo no tiene manifestaciones clínicas ni síntomas específicos. Para identificar el problema solo se puede realizar un análisis de sangre de laboratorio, que muestre la presencia de anticuerpos contra el factor Rh negativo.

En el feto, la incompatibilidad de la sangre se manifiesta en el desarrollo de una enfermedad hemolítica de los órganos internos y los sistemas corporales, que puede llevar a su muerte en el período de 20 a 30 semanas de embarazo, así como aborto involuntario, muerte fetal y nacimiento prematuro.

Además, un bebé a término puede mostrar una forma edematosa, ictérica y anémica de patología hemolítica. El conflicto de rhesus en el feto se manifiesta en la aparición en la sangre de glóbulos rojos inmaduros, patologías del desarrollo de los órganos internos. La sintomatología está determinada por la cantidad de anticuerpos producidos por el cuerpo de la madre. En forma grave, la enfermedad avanza con la aparición de hinchazón del feto: un aumento en el tamaño de los órganos internos, la aparición de ascitis, un aumento en la placenta y el volumen de líquido amniótico. La masa del niño se puede aumentar hasta dos veces, la enfermedad suele ir acompañada de hidropesía.

Pruebas de laboratorio

El conflicto rhesus-madre-feto durante el embarazo puede prevenir el diagnóstico temprano, principalmente en la forma de identificar los factores Rh del padre y la madre antes del inicio de un embarazo futuro o en sus primeras etapas.

La predicción del conflicto Rh se basa en datos sobre transfusiones de sangre anteriores, el curso y el resultado del primer embarazo, la presencia de abortos, abortos espontáneos, muerte fetal dentro del útero de la madre, enfermedad hemolítica del niño, que permite determinar la probabilidad de riesgo de isoinmunización con una precisión confiable.

Se realizan análisis de sangre de laboratorio para la determinación de cuerpos antirrescos y títulos para todas las mujeres con conflicto Rh durante el embarazo. Deben tomarse los análisis y el padre del niño. Si la probabilidad de que ocurra un conflicto de rhesus es alta, la mujer embarazada debe ser examinada cada mes. Desde la semana 32 se realizan pruebas de laboratorio dos veces al mes y desde la semana 36 hasta la entrega. Si se detecta un conflicto de Rh durante el embarazo, el estudio determinará el contenido de anticuerpos en el cuerpo de la madre. Cuanto antes se diagnostica la patología, menor es el riesgo de complicaciones, ya que el efecto del conflicto de Rhesus se acumula con el tiempo.

Ultrasonido y métodos invasivos de evaluación de riesgos para el feto.

Para diagnosticar con más detalle el conflicto inmunológico del feto y la madre, se realiza un examen de ultrasonido al menos cuatro veces, de 20 a 36 semanas de gestación, así como antes del parto. La ecografía le permite hacer un seguimiento de las características del desarrollo del feto, así como identificar la presencia de patologías.

El estudio evalúa el estado y el tamaño de la placenta, el volumen del abdomen del feto, el líquido amniótico y las venas dilatadas del cordón umbilical.

Métodos de investigación adicionales son ECG, cardiografía, fonocardiografía, que permiten determinar el nivel de hipoxia en el feto durante el conflicto de rhesus. Los métodos de evaluación invasivos proporcionan información valiosa: amniocentesis y análisis de sangre del cordón umbilical con líquido amniótico y sangre del cordón umbilical. El diagnóstico del líquido amniótico le permite determinar el título de los cuerpos antirrésicos, el sexo del niño, la madurez de los pulmones fetales. El grado exacto de patología es diagnosticado por cardotsentoz en el grupo sanguíneo y factor Rh del feto en la sangre del cordón umbilical. Además, los estudios muestran la presencia de proteína de suero, el contenido de hemoglobina, bilirrubina, reticulocitos, anticuerpos, fijados en los glóbulos rojos.

Si hay un conflicto entre la madre y el feto en el grupo sanguíneo, prácticamente la única forma efectiva de tratamiento es la transfusión de sangre al feto a través del cordón umbilical dentro del útero. El procedimiento es controlado por ultrasonido. Esta medida permite aliviar la condición del feto, extender el período de embarazo, reducir las manifestaciones de anemia, hipoxia.

Para reducir el efecto del conflicto de Rhesus, también se lleva a cabo una terapia de oxígeno, se prescribe un curso de terapia no específica, que incluye vitaminas, preparaciones con hierro, calcio, antihistamínicos. Si el feto tiene una afección grave, se realiza una cesárea a las 37-38 semanas de gestación. Además, a una mujer embarazada se le prescribe plasmaféresis, que reduce el contenido de anticuerpos en la sangre a los glóbulos rojos del feto.

Después del nacimiento, el niño recibe una transfusión de sangre de reemplazo para reemplazar los glóbulos rojos rotos y se le prescribe un tratamiento para la patología hemolítica: goteros que eliminan sustancias tóxicas del cuerpo y reducen el nivel de deterioro de los glóbulos rojos, la radiación ultravioleta. El tratamiento requiere un curso intensivo de terapia, la observación de los neonatólogos, a veces el niño se coloca en la unidad de cuidados intensivos. No se recomienda alimentar a un bebé con leche materna durante las primeras 2 semanas después del nacimiento si se detecta una enfermedad hemolítica.

Nacimientos en el conflicto de Rhesus

El resultado más común del embarazo en presencia de conflicto Rh: parto prematuro. Por lo tanto, la tarea de los médicos es extender el término de llevar a un niño, el monitoreo integral del proceso de su desarrollo. Para el diagnóstico durante todo el período del embarazo, se realizan ecografías, Doppler, CTG. Si una nueva gestación representa un grave peligro para el feto, se toma una decisión sobre el parto prematuro.

En la mayoría de los casos, la gestación del feto durante el conflicto de Rh termina con una cesárea. El parto de una manera natural es extremadamente raro y solo si la condición del feto se considera satisfactoria y la vida del bebé no está en peligro. La cesárea se considera la más segura y suave para el feto. Durante el parto, se requiere la presencia de un neonatólogo para la reanimación, si es necesario. La entrega de mano de obra debe realizarse en una sala bien equipada con todo el equipo médico necesario y bajo la supervisión de médicos altamente calificados.

Tratamiento del conflicto de rhesus durante el embarazo.

Si hay anticuerpos antirhesus en la sangre de una mujer, o si hay signos de que un niño puede nacer con una enfermedad hemolítica, está indicado Tratamiento profiláctico no específico..

Todas las actividades tienen como objetivo fortalecer la barrera hemoplacental (para evitar que los anticuerpos de la madre entren en la sangre fetal) y mejorar la condición del feto. С этой целью беременным назначают инъекции аскорбиновой кислоты с 40% раствором глюкозы, витамины группы В, кислородотерапию, сеансы УФ-облучения. В диету рекомендуется включить недожаренную печень или печеночные экстракты. При угрозе самопроизвольного выкидыша к лечению добавляют диатермию околопочечной области и введение прогестерона.

Такое лечение позволяет существенно улучшить состояние плода и уменьшить проявления гемолитической болезни. Однако при неэффективности такого подхода или при стремительном нарастании титра антител женщине могут понадобиться досрочные роды. Se pueden realizar de forma natural (con un título de anticuerpos no muy alto) o con una cesárea para reducir el tiempo de contacto de la sangre materna con el cuerpo del niño.

Actualmente desarrollado y tratamiento específico Inmunoglobulina Rhesus. Se prescribe a todas las mujeres Rh negativas después del parto, aborto, aborto espontáneo, tratamiento quirúrgico del embarazo ectópico. El medicamento se administra por vía intramuscular inmediatamente después del parto o la cirugía, el tiempo máximo permitido para la vacunación es de 48 a 72 horas después de las manipulaciones médicas. Con la introducción de la inmunoglobulina en términos más distantes, el efecto sobre el fármaco no será.

La inmunoglobulina antirhesal destruye los glóbulos rojos del feto en el cuerpo de una mujer, que han logrado penetrar su sangre durante la cirugía o el parto. En este caso, la destrucción de los glóbulos rojos ocurre muy rápidamente, y los anticuerpos en la sangre de una mujer no tienen tiempo para desarrollarse y, por lo tanto, el riesgo de conflicto Rh durante el próximo embarazo se minimiza.

Medidas preventivas

El conflicto "madre-feto" durante el embarazo puede causar graves consecuencias para el niño. Por lo tanto, las medidas preventivas dirigidas a la prevención del conflicto de rhesus y el desarrollo de la isoinmunización son de gran importancia. Cuando la transfusión de sangre es importante para considerar la compatibilidad con el donante, es necesario preservar el primer embarazo, así como prevenir el aborto. Igualmente importante es la planificación cuidadosa del embarazo. En el estudio del grupo sanguíneo, el factor Rh evitará el conflicto Rh durante el embarazo. La tabla de compatibilidad de tipos de sangre evita problemas futuros. Debe estar atento al curso del embarazo. Como profilaxis, se utiliza la inyección intramuscular de inmunoglobulina antirhesus de un donante de sangre a mujeres con un factor Rh negativo y con mayor susceptibilidad a un antígeno positivo. Este medicamento destruye los glóbulos rojos, que han caído del portador de un factor Rh positivo, lo que reduce la isoinmunización y el riesgo de conflicto de rhesus.

Las inyecciones se realizan después de un aborto, abortos espontáneos y operaciones para prevenir el embarazo intrauterino. Además, la inmunoglobulina anti-Rh se administra a mujeres embarazadas en riesgo en la semana 28 y 34 nuevamente para reducir la probabilidad de desarrollar una enfermedad hemolítica del feto. Además de las inyecciones se prescriben dentro de los 2-3 días posteriores al nacimiento, lo que reduce el riesgo de conflicto de Rh durante los embarazos posteriores. La inmunoglobulina se inyecta en cada embarazo, si la probabilidad de tener un bebé con un factor Rh positivo es alta.

Por lo tanto, el conflicto Rh de la madre y el feto no es una razón para el aborto. La probabilidad de conflicto de Rhesus es extremadamente pequeña, por lo que no hay razón para desesperarse. Gracias a los avances modernos en inmunología, siempre existe la oportunidad de tener un bebé fuerte y saludable.

Rhesus-conflicto durante el embarazo

En el proceso de concepción, un embrión de un padre recibe una proteína D ubicada en la parte superior de los glóbulos rojos. En presencia del antígeno Rh D, la sangre se considera positiva y, en su defecto, negativa. El conflicto de Rhesus es cuando una futura mamá tiene un Rh negativo y una pareja tiene uno positivo porque, según las estadísticas, el 50% de los niños recibe un factor Rh de su padre. En otros casos, el problema no se produce. El conflicto de Rhesus durante el embarazo amenaza con aborto espontáneo, desprendimiento prematuro de la placenta, enfermedad hemolítica del bebé.

Conflicto rhesus - causas

Al final resultó que, un conflicto de embarazo se produce cuando la madre tiene un factor Rh negativo y el feto Rh es positivo. Sin embargo, el efecto destructivo después del "conocimiento" de dos organismos no ocurre inmediatamente. Solo durante un período de 8 a 9 semanas, y en algunas mujeres, incluso después de seis meses, aparecen inmunoglobulinas que pueden penetrar en la placenta.

Cuando aumenta el flujo de sangre entre una mujer y el feto, aumenta la cantidad de anticuerpos contra el rhesus en el cuerpo del bebé, lo que aumenta el riesgo de sus patologías. A veces ocurre un conflicto inmunológico cuando se sensibiliza el Rh (-) de una mujer, que ocurrió durante su nacimiento de parte de la madre de Rh (+). Existen otras causas de conflicto de rhesus si una mujer con Rh (-) tenía las siguientes patologías:

  • diabetes mellitus
  • Cesárea en parto previo,
  • preeclampsia
  • aborto
  • la gripe
  • Resfriados
  • herencia genética,
  • embarazo ectópico
  • Transfusión de sangre del donante.

Análisis para el conflicto de rhesus durante el embarazo.

Para evitar la posibilidad de conflicto Rh durante la gestación, a Mommy with Rh (-) se le prescribe un análisis para el conflicto Rh (para anticuerpos), que debe someterse mensualmente. En presencia de anticuerpos (de cualquier título), se observa a una mujer embarazada hasta la semana 20 en una consulta local, después de lo cual se les envía a clínicas especializadas para determinar las tácticas de tratamiento y el momento del parto. A partir de la semana 18, la condición del feto y otros signos de conflicto Rh se evalúan mediante ultrasonido (ultrasonido).

Prevención de Conflictos Rhesus

La profilaxis prenatal es importante, es decir, prenatal, que comienza con el análisis del conflicto de Rh, que debe realizarse desde los primeros días de embarazo. En ausencia de anticuerpos, a la mujer se le administra una inyección intramuscular (inyección) de inmunoglobulina anti-rhesus en la semana 28 para prevenir su producción futura. Si, después del nacimiento, el Rh del infante es negativo, no se debe temer que se produzca una patología hemolítica adicional. Mamá pincha otra dosis de inmunoglobulina para prevenir los riesgos de incompatibilidad inmunológica durante los siguientes embarazos.

En el caso de la sensibilización al Rh en cualquier momento, la prevención del conflicto Rh durante el embarazo requiere atención especial: después de 32 semanas, se realizan análisis de sangre 2 veces al mes y antes del parto, semanalmente. Incluso en las etapas iniciales, se coloca a una mujer en una clínica especial, donde de 22 a 32 semanas hacen una transfusión intrauterina, cuando se está infundiendo el tipo de sangre necesario en el feto. Esto brinda una alta posibilidad de gestación completa y elimina más embarazos ectópicos.

Obtenga información sobre el dímero D: qué es, las tasas de la norma durante el embarazo y su planificación.

Embarazo tras conflicto rhesus

¿Es posible un embarazo normal, sin complicaciones, en caso de conflicto-rhesus, después de embarazos anteriores infructuosos a este respecto? Sí, es posible, pero bajo ciertas condiciones. En primer lugar, en el caso de que la madre Rh negativa se quede embarazada del mismo niño Rh negativo. En este caso, ambos participantes en el proceso serán Rh negativo, por lo tanto, no habrá nadie a quien enfrentarse ni ninguna necesidad.

En segundo lugar, se puede desarrollar un embarazo "tranquilo", siempre que durante y después de un embarazo anterior, la mujer se introdujera de manera oportuna inmunoglobulina antiresus. En otras palabras, si la inmunoglobulina se vacunó a las 28 y 32 semanas del último embarazo, y también dentro de las 48-72 horas posteriores al parto, la probabilidad de que el conflicto del Rh no agrave el próximo embarazo es muy alta. En este caso, la probabilidad de conflicto Rh será igual a solo el 10%.

Una mujer que tiene sangre Rh negativa y, como resultado, el peligro teórico del conflicto Rh, no debe abandonar el embarazo, y aún más interrumpirla. Con el conocimiento actual sobre esta patología y el nivel de control médico Rh-conflicto, ¡no es una oración!

Lo único que una mujer debe evitar es abortos y transfusiones de sangre sin cobertura de inmunoglobulina anti-rhesus. Por lo tanto, protegerá a su hijo por nacer ya sí misma del desarrollo del conflicto Rhesus.

Planificación del embarazo para el conflicto de Rhesus.

La planificación del embarazo en el conflicto de Rhesus no es muy diferente de cualquier otro embarazo. Sin embargo, la mujer Rh negativa debe adoptar un enfoque más responsable en el momento de la inscripción en la clínica prenatal y aprobar oportunamente los exámenes necesarios, así como seguir todas las recomendaciones y citas médicas.

Se debe registrar antes de la semana 12 de embarazo, para que el médico tenga tiempo de planificar cuidadosamente el tratamiento de dicho paciente. En el mismo período, se determinan el tipo de sangre y el factor Rh de la mujer. Al confirmar la ausencia de factor Rh en la sangre de una mujer, se debe verificar la sangre de su cónyuge.

El estudio de la mujer se repite entre las semanas 18 y 20, y si los títulos de anticuerpos aumentan, se prescribe el tratamiento adecuado (inmunoglobulina anti-Rh) y el feto se controla cuidadosamente. En el futuro, la determinación de anticuerpos en suero se lleva a cabo una vez al mes, y un mes antes de la entrega programada - semanalmente.

Análisis de anticuerpos durante el embarazo.

Una de las formas de determinar la presencia del conflicto Rh: un análisis de anticuerpos. Este análisis se realiza para todas las mujeres con sospecha de conflicto de rhesus. Para determinar el grupo de riesgo al inicio del embarazo, se realiza un análisis del factor Rh a todos, y también se debe realizar el mismo procedimiento para el padre del niño. Si la combinación de factores de rez en un caso particular es peligrosa, a una mujer una vez al mes se le realizará una prueba de conflicto de Rh, es decir, la cantidad de anticuerpos.

A partir de la semana 20, si la situación es amenazadora, la mujer de la clínica prenatal será trasladada a un centro especializado para la observación. A partir de la semana 32, una mujer realizará una prueba de anticuerpos 2 veces al mes y luego de 35 semanas, una vez a la semana hasta el inicio del parto.

Mucho depende de cuánto tiempo se detecte el conflicto de Rhesus. Cuanto antes haya ocurrido esto, más problemas tendrá el embarazo, ya que el efecto del conflicto Rh tiene la capacidad de acumularse. Después de 28 semanas, el intercambio de sangre entre la madre y el niño aumenta y, en consecuencia, aumenta la cantidad de anticuerpos en el cuerpo del bebé. A partir de esta fecha, se presta especial atención a las mujeres.

Estudios para determinar la extensión del daño fetal.

Es posible determinar la condición del feto con la ayuda de varios estudios, incluidos los invasivos, es decir, asociados con un cierto riesgo para la salud del feto. A partir de la semana 18 comienzan a examinar regularmente al niño con la ayuda de un ultrasonido. Los factores a los que los médicos prestan atención son la postura en la que se encuentra el feto, el estado de los tejidos, la placenta, las venas, etc.

El primer estudio se designa en el área de 18-20 semanas, el siguiente: de 24-26, luego de 30-32, otro de 34-36 semanas y el último inmediatamente antes del parto. Sin embargo, si la condición del feto se evaluará como grave, las madres pueden prescribir ultrasonido adicional.

Otra forma de estudiar, que permite evaluar la condición del bebé, es la doplerometría. Le permite evaluar el trabajo del corazón y la velocidad del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos del feto y la placenta.

La CTG también es invaluable para evaluar la condición del niño. Te permite determinar la reactividad del sistema cardiovascular y asumir la presencia de hipoxia.

Por separado vale la pena mencionar métodos de evaluación invasiva afecciones fetales. Sólo hay 2. El primero - amniocentesis - punción de la vejiga fetal y muestreo de líquido amniótico para su análisis. Este análisis permite determinar la cantidad de bilirrubina. A su vez, esto le permite determinar con mucha precisión la condición del niño.

Sin embargo, la punción de la vejiga amniótica es un procedimiento realmente peligroso, y en algunos casos conlleva una infección en el líquido amniótico, puede causar una fuga de líquido amniótico, sangrado, desprendimiento prematuro de la placenta y varias otras patologías graves.

La indicación de la amniocentesis es el título de anticuerpos en el conflicto Rhesus 1:16, así como la presencia de bebés nacidos de una mujer con una forma grave de HDN.

El segundo método de investigación es cordocentosis. En este estudio, se perfora el cordón umbilical y se realiza un análisis de sangre. Este método determina con mayor precisión el contenido de bilirrubina, además, es precisamente en estos métodos que la sangre se transfunde a un niño.

La cordocentosis también es muy peligrosa y conlleva las mismas complicaciones que el método de investigación anterior, además existe un riesgo de hematoma en el cordón umbilical, lo que prevendrá el metabolismo entre la madre y el feto. Indicaciones para este procedimiento título de anticuerpos 1:32, la presencia de niños nacidos previamente con HDN grave o niños fallecidos debido a un conflicto Rh.

Entrega de conflictos Rhesus

En la mayoría de los casos, el embarazo con el desarrollo del conflicto Rh termina con un parto prematuro planificado. Los médicos, de todas las formas disponibles, controlan la condición del niño y deciden si tiene sentido continuar con el embarazo o será más seguro que el niño nazca antes de tiempo.

Los nacimientos naturales con conflicto Rh rara vez ocurren, solo en caso de una condición satisfactoria del feto y la ausencia de otras contraindicaciones.

Al mismo tiempo, los médicos vigilan constantemente la condición del bebé y, si surgen dificultades, deciden sobre el manejo del trabajo de parto, a menudo prescribiendo una cesárea.

Sin embargo, la mayoría de las veces el nacimiento en el conflicto de Rhesus es una cesárea, ya que en este caso se considera más benigno. Leer más sobre la cesárea →

Lactancia Materna Con Conflicto Rh

Un tema aparte: la lactancia materna durante el conflicto Rh. Esta pregunta es muy delicada y no hay consenso al respecto. En primer lugar, los médicos evalúan la condición del niño, los posibles riesgos y luego pueden recomendar que se abstengan de amamantar durante varios días hasta que todos los anticuerpos se eliminen del cuerpo de la madre.

Según otras fuentes en la restricción de alimentación no es necesario. Sin embargo, todos estos estudios aún no se han confirmado por completo y el equipo de nuestras clínicas deja mucho que desear. Por lo tanto, no se debe cuestionar la opinión de los médicos, ya que están guiados tanto por el estado de su hijo como por sus capacidades en caso de cualquier complicación.

Se puede resumir: el conflicto Rh de la madre y el feto no es una oración, y es muy posible soportar a un niño con un diagnóstico de este tipo. Por otra parte, Rp-en la madre no significa que el embarazo conducirá al conflicto Rh. Por supuesto, las consecuencias del conflicto de Rhesus pueden ser muy deplorables, pero esta no es una razón para desesperarse. Al final, solo el 0,8% de las mujeres embarazadas con Rp se enfrentan a este problema.

El conflicto de sangre puede ocurrir no solo por el conflicto Rh, sino también en el grupo sanguíneo. Pero en ningún caso debemos hablar de la incompatibilidad de los padres. Los logros de la inmunología actual son tales que, en cualquier caso, es muy posible tener un bebé sano y fuerte.

Mecanismo de desarrollo de conflictos rhesus

El factor Rh se hereda como un rasgo dominante, por lo que Rh (-) la madre con homocigosidad (DD) Rh (+) del padre: el niño siempre Rh (+), por lo que el riesgo de conflicto Rh es alto. En el caso de la heterocigosidad del padre (Dd), la posibilidad de un niño con rhesus positivo o negativo es la misma.

La formación de la sangre del feto comienza con la octava semana de desarrollo intrauterino, en este período, los glóbulos rojos del feto en una pequeña cantidad se pueden encontrar en el torrente sanguíneo de la madre. Al mismo tiempo, el antígeno Rh fetal es ajeno al sistema inmunitario Rh (-) de la madre y causa sensibilización (isoinmunización) del organismo materno con la producción de anticuerpos anti-rhesus y el riesgo de conflicto Rh.

La sensibilidad de las mujeres Rh (-) durante el primer embarazo ocurre en casos aislados y las probabilidades de tenerla durante el conflicto Rh son bastante altas, ya que los anticuerpos resultantes (Ig M) tienen una pequeña concentración, no penetran a través de la placenta y no representan un peligro grave para el feto.

La probabilidad de isoinmunización en el proceso de parto es mayor, lo que puede provocar un conflicto de Rh durante los embarazos posteriores. Esto se debe a la formación de una población de células de larga duración de la memoria inmune, y en el siguiente embarazo, al contacto repetido con incluso una pequeña cantidad de antígeno Rh (no más de 0,1 ml), se libera una gran cantidad de anticuerpos específicos (Ig G).

Debido al pequeño tamaño, las IgG pueden penetrar el torrente sanguíneo fetal a través de la barrera hemato-placentaria, causando la hemólisis intravascular de los eritrocitos Rh (+) del niño e inhiben el proceso de formación de la sangre. Como resultado del conflicto de Rhesus, se desarrolla una afección grave y potencialmente mortal del futuro niño: una enfermedad hemolítica del feto, caracterizada por anemia, hipoxia y acidosis. Se acompaña de una lesión y un agrandamiento excesivo de los órganos: hígado, bazo, cerebro, corazón y riñones, daño tóxico en el sistema nervioso central del niño - "encefalopatía bilirrubina". Si no se toman las medidas oportunas para prevenir el conflicto Rh, se puede producir muerte fetal, aborto espontáneo, muerte fetal o nacimiento de un niño con diversas formas de enfermedad hemolítica.

Diagnóstico de rhesus - conflicto

El diagnóstico de conflicto Rh comienza con la definición de afiliación Rh de una mujer y su esposo (preferiblemente incluso antes del primer embarazo o en el momento más temprano de su embarazo). Si la futura madre y el padre tienen rhesus negativo, no hay necesidad de un examen adicional.

Для прогноза резус-конфликта у Rh (-) женщин важными являются данные о проводимых в прошлом переливаниях крови без учета Rh-принадлежности, предыдущих беременностях и их исходах (наличие самопроизвольного выкидыша, медаборта, внутриутробной гибели плода, рождения ребенка с гемолитической болезнью), которые могут указывать на возможную изоиммунизацию.

El diagnóstico de conflicto de Rh incluye la determinación del título y la clase de anticuerpos antirhesus en la sangre, que se realiza durante el primer embarazo para mujeres sin sensibilidad al Rh - cada 2 meses, sensibilizadas - hasta 32 semanas de gestación cada mes, de 32-35 semanas - cada 2 semanas, desde 35 semanas - semanalmente Dado que no existe una dependencia directa del grado de daño al feto en el título de anticuerpos anti-rhesus, este análisis no proporciona una imagen precisa del estado del feto durante el conflicto Rh.

Para monitorear la condición del feto, se realiza un examen de ultrasonido (4 veces desde la vigésima hasta la 36a semana de gestación y justo antes del nacimiento), lo que permite observar la dinámica de su crecimiento y desarrollo. Para predecir el conflicto de Rh por ultrasonido, se evalúa el tamaño de la placenta, el tamaño del abdomen del feto (incluyendo el hígado y el bazo), se detecta la presencia de polihidramnios, ascitis y venas umbilicales dilatadas.

La realización de electrocardiografía (ECG), fonocardiografía fetal (PCG) y cardiotocografía (CTG) permite al ginecólogo que realiza el manejo del embarazo determinar el grado de hipoxia fetal durante el conflicto de rhesus. Los datos importantes se proporcionan mediante el diagnóstico prenatal de conflicto de Rh mediante los métodos de amniocentesis (prueba de líquido amniótico) o cordocentesis (prueba de sangre de cordón umbilical) a lo largo del tiempo bajo control ecográfico. La amniocentesis se lleva a cabo desde la semana 34 a la 36 del embarazo: en el líquido amniótico, el título de los anticuerpos anti-rhesus, el sexo del feto, la densidad óptica de la bilirrubina, se determina el grado de madurez de los pulmones fetales.

Determinar con precisión la gravedad de la anemia en el conflicto de Rh permite la cordocentesis, que ayuda a determinar el grupo sanguíneo del feto en la sangre del cordón fetal y el factor Rh, los niveles de hemoglobina, bilirrubina, proteína de suero, hematocrito, recuento de reticulocitos, anticuerpos fijados en eritrocitos fetales, gases en la sangre.

Pin
Send
Share
Send
Send

lehighvalleylittleones-com